boleto
 

comercio

25 LUGARES

PARA COMER RICO POR MENOS DE $150

Casa 2 Doce

Si buscas comida modernista, variada, inteligente y creativa, con opciones incluso para los veganos, éste es el lugar.


A vuelta de Bagel

Es un localito que ofrece combos en versiones saladas, dulces y vegetarianas. Además de dar servicio a domicilio en bicicleta, sus bagels incluyen ensalada o papas gajo (excepto Cheddar, Frutos rojos y Francés).


Primario

Nació en forma de camión y hoy también tiene cara de restaurante. Está en el corazón godín de la Cuauhtémoc. Su cocina vuela muy por encima del restaurante promedio de esta zona y haciendo un guiño al comensal ofrece un paquete completo que, por $150, te pone en la mesa sopa, ensalada, plato fuerte y agua del día


Alexis Gyros

Fue abierto en la Roma Sur hace apenas unas semanas y ya es un local con gran demanda. Este restaurante no sólo promete, también cumple con la mejor oferta de greatest hits de la cocina tradicional griega.


El Buen Sazón

Notables emisarias de la comida poblana. Aquí venden sólo ce- mitas, pero de precisión anímica. Después de que visites este lugar verás con nuevos ojos este antojito poblano.


Buns & Dumplings

Esta sucursal de la Roma nos encanta porque, a diferencia del local que tienen en el mercado del Carmen, aquí sí venden la cerveza Lucky Buddha, que es una chulada en diseño y sabor, compañera perfecta para la comida china.


Carnitas Tehuacán

Éste es uno de los locales de carnitas con más tradición en la CDMX y que ha dejado en alto la colonia Moctezuma. Aquí se toman en serio su misión. Con $150 comes como rey: un cuarto de carnitas (tortillas y salsa incluidas) para darte vuelo ($80), sopa centli (elote, flor de calabaza, consomé de pollo y epazote, $38); y un vaso de horchata ($18). Si quieres postre, pide un plátano frito con crema ($30).


Cemitas Ochentaocho

Notables emisarias de la comida poblana. Aquí venden sólo cemitas, pero de precisión anímica. Prueba la de queso de puerco, la de pata o la de milanesa ($48). El aceite y el pápalo le dan gran sabor al quesillo. Para llenarse, una cubana por $65 (dos deberían ser suficientes). Después de que comas en este lugar verás con nuevos ojos este antojito poblano.


 

Chilakillers

En un inicio iban a vender únicamente tortas de chilaquil, pero los hacían tan ricos que este platillo se convirtió en la estrella. El lugar tiene ondita, la decoración es kitsch. Los chilaquiles verdes (porción de 900 gramos, aprox.) con nopales en forma de cochinito o fantasma son imperdibles.


El Chivito

Delicada birria, tan suave que te recordará la mantequilla: no falla la surtida o unos tacos de birria. Cualquiera debería ser suficiente.


El Cicerone

La cerveza artesanal es la razón de la existencia de este pequeño y agradable gastrobar que está frente a la Cibeles. Encontramos cosas interesantes, como las papas en gajo con dip de cerveza o el trío de hamburguesas de sirloin, una con queso de cabra, albahaca y ajo, y otra con tocino.


La Cocina de San Juan

A un costado del mercado de San Juan se encuentra este restau-rante especializado en bichos comestibles: jumiles, alacranes, chinicuiles y hasta tarántulas lobo. Todas estas exquisiteces se sirven por orden o en taco.


Escarapela

Desde hace unos años, parecería que en nuestra ciudad hay más parrillas que paradas de Metrobús, pero sólo unas cuantas de ellas hacen las cosas como se debe y aplican precios terrícolas. Aquí, en plena “condechi”, puedes consentirte con una abundante sopa de cebolla, una arrachera, ensalada y refresco por $129


Fiebre de Malta

La ley son las chelas artesanales, pero ni modo de beber por horas sin un buen bocado en la boca. De la cocina, hay muy buenas opciones para “hacer cama”, como la sopa de lentejas, los tacos gobernador de marlin o el refrescante y ligero ceviche de pescado con mango y habanero.


Grab N Munch

Éste es un nuevo espacio en la Cuauhté- moc donde la especialidad son los sándwiches. Si pides cualquiera de ellos, gastarás menos de 150 pesos, pero si quieres todo el paquete, te recomendamos probar “El de Buffalo” (pan campesino, tiras de pollo en salsa buffalo, dip de queso crema con cebolla, quesos cheddar y azul, y tocino) que incluye papas a la francesa.


 
 

Matsu

Es el único restaurante japonés en el Barrio Chino del Centro Histórico que ofrece una fusión de comida asiática y japonesa. Tienen precios superaccesibles, ya sea que quieras irte por el camino fácil y elegir el combo Robata (yakimeshi, 2 robatayaki de camarón, 2 robata de pollo, yakitori, robata de Matsu Pica-Pica, Sopa Miso-shiro) ($150) o irte llenando de a poquito con unos edamames ($25) + té verde (frío o caliente) ($25) + Gyo- zas (5 piezas de empanadas fritas) ($50) + sopa Miso- shiro ($25) + California roll ($55).


Órale Arepa

No tiene ni un año abierto y ya es de nuestros consentidos. Después de rodar en la combi del mismo nombre, el chef Jorge Udelman abrió este local a unos metros de la embajada venezolana. Qué listo. Enseguida, decenas de conocedores se dieron cita para una buena dosis de arepas y patacones.


Porchetta

En este huequito de Polanco preparan sándwiches de suculento rollo de lomo y pork belly estilo italiano (porchetta), combinados con distintos ingredientes pueden volver loco a cualquiera. Jugosos, bien condimentados y generosamente servidos, éstos son auténticos tesoros que cualquier glotón agradecerá.


Pozolería Flor de Maíz

Cuando pensabas que sabías todo sobre pozole chilango, esta opción te ofrece 4 tamaños de plato: mini ($48), chico ($57), grande ($63) y súper ($77). El grande debería ser suficiente. Si andas filoso, intenta la tostada de pata ($23) o la orden de 4 chalupitas (van rellenas de pata o maciza o tinga) por $43.


Rafaella

El chef Diego Isunza se lució al abrir un restaurante como anexo de su aclamada panadería del mismo nombre. Así, creó un lugar de excelente cocina y precios más que razonables en Coyoacán. Apenas tiene unos días abierto y ya hay colas considerables. Prueba el Croque Monsieur ($109), acompañado de ensalada de lechugas hidropónicas.


El Sazón de Lolita

Si andas por el museo del Chopo, debes pasar a este santuario de comida yucateca tradicional. Al llegar puedes pedir una sopa de lima ($35) y un agua del día ($18), que alter- nan entre horchata y lima. Abre el apetito con dos panuchos, uno de lechón y otro de cochinita ($18 c/u). Continúa con un taquito de relleno negro ($18) y deja un huequito para el postre tradicional yucateco: dulce de papaya con queso holandés ($30).


 
 
 
 
 

Sushi Dashi

Este lugar es perfecto para una comida familiar o de oficina. Tienen paquetes de $74 a $130. Todos los días los rollos están al 3x2 (bus- ca el Unagui especial con anguila de río por fuera). Hay variedad de fideos caldosos, como el nabeyaki udon ($105), que tiene mu- cho punch. Intenta el sashimi con fideo transparente, muy bueno el sunomono mixto. El arroz siempre está en su punto, cualquier gohan lo comprueba (sencillo, $30; con furitake, $50; con tampico $45).


Turbera Culinaria

Este es el restaurante triple B (bueno, bonito y barato) que todos quisieran tener cerca. Ofrecen un menú que cambia todos los días y vale $90. Probamos la sopa de quelites con nopales más agua de guayaba con hierbabuena y una ensalada de pepino con betabel y semilla de girasol, además de un panucho de cochinita y, de postre, una gelatina de mango natural. Y eso no es todo, puedes incluir una Stella Artois ($35) o una tacita de café de olla ($15).


 
 
 

Ummo

Ya era hora de que alguien volviera a colocar en la cúspide el buen nombre de la pizza. En honor a esta plana maravilla de la cocina italiana, dentro del hipsteroso mercado Roma, se hornea (al humo) un abanico de pizzas y calzones de antología. Checa este lujo democrático: cuatro rebanadas, a escoger entre la ummami, la pizza de 5 quesos, la Doña Margarita o la de alcachofas y refresco por $145 piccolos pesos.


 
 
 
 
footer